Seleccionar página

ANÁLISIS DE LA ENCUESTA SOBRE LA FORMACIÓN DE LOS MÚSICOS PROFESIONALES

 

 

Madrid, Agosto de 2020.

La Asociación de Músicos Profesionales de España, AMPE-Músicos,  ha realizado esta encuesta para valorar de manera más objetiva  la realidad de formación  de los músicos profesionales en España.

Los resultados reflejan las dos realidades coexistentes en el sector musical que dificultan una atención real a las necesidades formativas, la de los músicos de la música clásica y la de los músicos de la música moderna y popular. También son muy reseñables las limitaciones en cuanto a la preparación para el ejercicio y el conocimiento  del sector profesional de todos ellos.

Los problemas de acceso a una formación y cualificación profesional inciden directamente en la regulación del sector ya que actualmente no existe un itinerario claro en cuanto al acceso a la formación  en los ámbitos de la música moderna y popular siendo  estos  los  que  más oportunidades   laborales  ofrecen  y  tampoco  existe  un mecanismo de acreditar la cualificación profesional de los músicos de estos ámbitos.

Desde AMPE hemos intentado abarcar la cuestión siempre desde una visión de 360º en cuanto la necesidad de regulación del sector. Esta visión siempre ha abarcado, en primer lugar, el aspecto laboral (derechos y deberes de los músicos profesionales, seguridad jurídica, régimen de  artistas,  derechos  de  autor,  competencia  profesional,  etc.),  en segundo  lugar, el aspecto  cultural en cuanto  a la aportación  a la creación  de una sociedad culta, responsable, sensible y creativa y en tercer lugar, el aspecto formativo que atienda a las necesidades reales de los músicos profesionales.

Sin un trabajo colectivo entre los Ministerios de Cultura, Trabajo y Educación, no será posible establecer los mecanismos de regulación del sector que garanticen por un lado el acceso a la cultura de la ciudadanía, por otro el derecho a la formación integral de los músicos, y por otro el reconocimiento profesional y laboral de los músicos profesionales.

Es muy importante comprender que sin una clase media y amplia de músicos que pueda vivir de su trabajo  y que pueda  acceder  a los mismos  derechos  que cualquier otro trabajador,  no  es posible  el sostenimiento  de  la cultura  a lo  largo  del  tiempo  y  es responsabilidad de las instituciones, por mandato constitucional garantizar el acceso a la cultura de todos los ciudadanos.

 

CONCLUSIONES DE LA ENCUESTA

 

– Existe  una  clara  brecha  de  género  en  la  profesión  que  es  preciso  analizar con minuciosidad puesto que las causas de la misma son sin duda multifactoriales: razones de consideración social, falta de referentes, estereotipos de género, falta de protección de la maternidad y precariedad laboral, etc.

– Generacionalmente y por ofrecer una visión panorámica desde la implantación de la LOGSE: por  rango de  edad,  de  manera reglada y  no  reglada, un  76,77%  de  los músicos profesionales se ha formado en el periodo anterior a la implantación de la LOGSE, y un 23,33% se han formado en el periodo posterior a la implantación de la LOGSE.

– Un  65,33%  de  los  músicos  profesionales  ejerce  en  el  ámbito  de  la  música moderna y popular y un 34,67% en el ámbito de la música clásica. Es una realidad que el mercado de la música demanda profesionales formados en música moderna, sin embargo el sistema educativo no forma para estas necesidades del mercado.

– Sólo el 12% de los encuestados es funcionario – profesor de música (Conservatorio 6%  y Enseñanza obligatoria  (primaria/ESO) 6%)  por  lo que  no  se pueden  pensar soluciones pensando únicamente en una pequeña parte de músicos que no sostienen el sector productivo  y es obligación de las instituciones contribuir a la regularización del sector a través de mecanismos que contribuyan a la formación y a la cualificación profesional de los músicos.

– La encuesta refleja que un 33% de los músicos se ha formado en el ámbito de la educación no reglada (escuelas de música, profesores particulares, autodidactas) y que sólo el 10% han salido de las escuelas de música hecho que demuestra que las escuelas de música no cubren las necesidades formativas de los músicos profesionales por lo que es necesario impulsar otras vías formativas. En la distribución por edades se muestra que en los músicos que se formaron antes de la LOGSE es mayor  ese  porcentaje  de  músicos  procedentes  de enseñanzas no  regladas.  Del porcentaje de músicos formados en la no reglada, el 93% son de música moderna y popular,  hecho  que  refleja que  es  necesaria  esa  cualificación  en  estos  ámbitos musicales.

– Otra cuestión que refleja la encuesta es que el itinerario de profesionalización de los músicos de  la  música moderna  no  está  bien definido por  el  propio  sistema educativo. La implantación de la música moderna en los conservatorios elementales y profesionales  es  una cuestión mayoritariamente  ausente  en  nuestro  país  y  los estudiantes que han realizado enseñanzas elementales y profesionales lo han hecho cursando el intinerario de música clásica. De esta manera, el 5,88% se detuvo en las enseñanzas elementales de música pero desarrolla su profesión en el ámbito  de la música moderna con esa formación de base, el 37,25% se detuvo en las enseñanzas profesionales y ejerce la profesión en el ámbito de la música moderna. El 50,98% ha culminado  estudios  superiores. Este último  dato  debería analizarse posteriormente, puesto que bien podría ser una mezcla de: profesionales que han estudiado música clásica y después se hubieran dedicado a la música moderna (sobre todo previa a la implantación de estos estudios con la LOGSE) con profesionales que han cursado estudios superiores de música moderna tras su implantación.

– Llama especialmente la atención que el 37,25% de músicos han cursado hasta las enseñanzas profesionales y se dedican a la música popular y moderna puesto que es un porcentaje  alto que no ha obtenido  una mayor cualificación  (no ha cursado estudios superiores de música) y actualmente no dispone de mecanismos para obtener una reconocimento o cualificación profesional. Es un porcentaje alto que seguramente hubiera cursado unas enseñanzas profesionales de música moderna si hubieran tenido la oportunidad. Si sumamos el porcentaje de los que se detuvieron en las enseñanzas elementales se alcanza un nada desdeñable 43,13% que si hubiera tenido oportunidad de formarse en en el ámbito de la música moderna lo hubiera hecho desde sus inicios y que actualmente no disponen de un reconocimiento profesional.

 

Si bien los músicos consideran en general que han recibido una buena formación de base, también consideran que la misma ha sido incompleta (81,66%) y han tenido que adaptarla  (85,67%) porque no se ajusta a  las necesidades que el mercado demanda por lo que sería conveniente establecer una formación continua a lo largo de la vida que permita actualizar los conocimientos  a las necesidades del mercado.

Que un 39,67% piense que los estudios no le han preparado para el ejercicio de la profesión refleja esa disparidad entre lo que se enseña y lo que realmente se necesita para el ejercicio de la profesión.

Los músicos de la música clásica que disponen de un itinerario formativo definido y por lo tanto tienen acceso a diferentes profesiones (profesores, músicos de orquesta, coro, etc.), que a su vez están más reguladas, opinan que una titulación mejora las condiciones laborales y de desarrollo profesional (59,37%) frente a un nada despreciable 39,58%  de músicos de música popular y moderna que entienden que es necesaria una cualificación profesional para salir de la rueda de la precariedad laboral.

Con respecto a la movilidad europea, un 18,33% ha tenido problemas de movilidad por  no  existir  una  cualificación  profesional homologada,  por  lo  que  se  están vulnerando sus derechos como trabajadores europeos impidiéndose la libre de circulación  de trabajadores por la UE. Es necesaria, por lo tanto,  la definición  y la acreditación  de las cualificaciones profesionales de los músicos para que los estos profesionales tengan los mismos derechos y oportunidades que cualquier otro tipo de trabajador.

– Finalmente, en la encuesta se pregunta sobre la prioridad de determinadas acciones sobre el sistema educativo que son respaldadas en su mayoría por el conjunto de los músicos profesionales.

– Un 95,67%  está de acuerdo (83,67% totalmente  y un 12%  parcialmente) en la necesidad  de  implementar  en  el  sistema  educativo  planes de  estudios  sobre música moderna y popular.

– Un 97,33% está de acuerdo (83,33% totalmente y un 14% parcialmente) en que exista la posibilidad de acreditar la experiencia profesional.

– Un 99% está de acuerdo (86,67% totalmente y un 12.33% parcialmente) en que exista la posibilidad de formarse en profesiones afines a la música.

– Un 99% está de acuerdo (86% totalmente y un 13% parcialmente) en que existan sistemas de actualización profesional en cuanto a la regulación del sector y nuevas tendencias.

Estas propuestas cuentan con la práctica unanimidad de los profesionales por lo que deberían ser tenidas en cuenta por nuestros legisladores.

Por lo tanto, es necesario y urgente para favorecer la regulación del sector musical en España:

– Ofrecer sistemas de cualificación profesional a los músicos del ámbito de la música  moderna/popular  por  representar  un  alto  porcentaje del  empleo  del  sector (según la encuesta el 65,33%) y no haber tenido oportunidad de obtener una cualificación (alto  porcentaje  de  formación  no  reglada)  o  su  titulación  no  corresponderse  con  su realidad profesional (37,25%    de los músicos que ejercen en el ámbito de la música moderna tienen titulación de enseñanzas profesionales del ámbito de la música clásica).

Ofrecer sistemas de formación y actualización profesional a los músicos profesionales hayan cursado enseñanzas oficiales o no a través de la implantación de un MECES1 y que al mismo tiempo ofrezca una doble vía de acceso a las enseñanzas superiores como suceden en otras disciplinas.

Ofrecer un itineriario formativo a los músicos del ámbito de la música moderna/popular en el sistema educativo que se corresponda con las necesidades que el mercado demanda.

 

RESULTADOS DE LA ENCUESTA

 

A continuación pasamos a mostrar los resultados de la encuesta:

Hombres: 80.33% Mujeres: 19,66%

Llama la atención la brecha de género que existe en la profesión y que sería necesario analizar con  mayor profundidad  puesto  que  se pueden  estar solapando  razones de consideración social, falta de referentes, estereotipos de género, falta de protección de la maternidad
y precariedad laboral, etc.

 

Edades

Edad%
16-255,33
26-3518
36-4535
46-5525,67
56-6515
>651

 

El grueso de músicos profesionales se encuentra entre 36 y 55 años (60,67%) seguido por los que están entre 26 y 35 (18%). Es necesario destacar que la franja de edad entre 16 y 35 años son músicos  profesionales que se han formado  en el sistema LOGSE (23,33%) y la franja entre 36 y 65 en planes anteriores como el plan 1966 (76,67%).

 

Estudios realizados%
Con uno o varios profesores particulares12
De manera autodidacta11
Estudiando en una escuela de música de enseñanza no reglada10
Estudiando en centros extranjeros3,34
Estudiando en un conservatorio elemental música2,33
Estudiando en un conservatorio profesional de música20,33
Estudiando en un conservatorio superior de música41

 

Han cursado  enseñanzas regladas (Enseñanzas Elementales de  Música,  Enseñanzas Profesionales de  Música,  Enseñanzas Superiores de  Música,  centros  extranjeros) un 67,66%  y  se  han  formado  de  manera  no  reglada (Escuela de  Música,  profesores particulares o autodidactas) un 33%.

 

(%) Reglado/no reglado por edades

 16-2526-3536-4546-5556-65>65
Reglado81,2584,9065,7661,0454,3566,67
No reglado18,7515,1035,2438,9645,6533,33

 

En la distribución por franjas de edades, los menores de 36 años se han formado en el sistema educativo LOGSE y se observa que los porcentajes de formación reglada son mayores (81,25% y 84,90%) que en edades posteriores. Existen mayores porcentajes de no reglado en aquellos profesionales que se formaron en los sistema anteriores, hecho que refuerza la necesidad de establecer procesos de reconocimiento profesional.

El 93%  de los músicos de las enseñanzas no regladas son de la música moderna y popular, hecho que refleja que es necesaria esa cualificación en estos ámbitos musicales.

También es destacable que las escuelas de música de formación no reglada no están cubriendo las necesidades que un músico profesional requiere.

 

Ejercicio en el ámbito de la música clásica o de la música popular y/o moderna

Un 65,33% de los músicos profesionales ejerce en el ámbito de la música moderna y popular y un 34,67% en el ámbito de la música clásica. Es una realidad que el mercado de la música demanda profesionales formados en música moderna. Por otro lado, sólo el

12%  de  los  encuestados  es  profesor  de  música  (Conservatorio  6%  y  Enseñanza obligatoria (primaria/ESO) 6%).

Cuando se cruzan los ámbitos laborales en los que se ejerce la actividad y la formación realizada, se observa que hay una clara distinción entre los itinerarios formativos entre los músicos que ejercen en el ámbito de la música clásica y aquellos que ejercen en los ámbitos de la música moderna y popular.

En cuanto a los músicos que han cursado enseñanzas regladas (EE, EP y ES) el 48,5% se dedica al ámbito de la música clásica y el 51,5% a la música popular y moderna. Para poder entender este dato es necesario reflexionar sobre cuántos músicos cursan enseñanzas regladas (mayoritariamente de  música  clásica) y  después  se dedican  al ámbito de la música moderna.

 

(%) Enseñanzas regladas por ámbitos

 Música ClásicaMúsica Moderna y Popular
E. Elementales1,035,88
E. Profesionales22,6937,25
E. Superiores72,1650,98
Centros extranjeros4,125,89

 

Esta tabla muestra que existe un itinerario claro para la profesionalización en el ámbito de la música clásica en la que un alto porcentaje de profesionales han cursado enseñanzas superiores.

Sin  embargo,  el  itinerario  de  profesionalización  de  los  músicos  de  la  música moderna no es tan claro. Sin duda es necesario realizar un análisis sobre estos datos puesto que la implantación de la música moderna en los conservatorios elementales y profesionales es una cuestión prácticamente inexistente en el sistema público en nuestro país y que los estudiantes que han realizado enseñanzas elementales y profesionales lo han hecho cursando el itinerario de música clásica.

De esta manera el 5,88%  se detuvo  en las enseñanzas elementales de música pero siguió en la profesión en el ámbito de la música moderna con esa formación de base; el 37,25%  se  detuvo  en  las  enseñanzas profesionales  y  el  50,98%  alcanzó  estudios superiores. Este último dato debería analizarse posteriormente puesto que bien podría ser  una  mezcla  de  profesionales  que  han  estudiado  música  clásica  y después  se hubieran dedicado a la música moderna (sobre todo previa a la implantación de estos estudios con la LOGSE), con profesionales que hayan cursado estudios superiores de música moderna tras su implantación.

Llama especialmente la atención el 37,25%  de músicos que han cursado hasta las enseñanzas profesionales y se dedican a la música popular y moderna puesto que es un porcentaje alto que no ha obtenido una mayor cualificación, bien porque ha podido desarrollar su actividad profesional con esos estudios de base, bien porque no ha tenido  la  oportunidad   de  cursar  estudios  superiores  en  música  moderna.
Es  un porcentaje alto que seguramente hubiera cursado unas enseñanzas profesionales de música moderna si hubieran tenido la oportunidad. Si sumamos el porcentaje de los que  se  detuvieron  en  las  enseñanzas elementales  se  alcanza un  nada  desdeñable 43,13%.

 

Adecuación de los estudios realizados a la realidad profesional.

A la pregunta: ¿Considera que los estudios musicales que ha realizado me han sido muy útiles para el trabajo que desarrollo actualmente?

(%)

Totalmente de acuerdo55
Parcialmente de acuerdo38,67
Parcialmente en desacuerdo5,33
Totalmente en desacuerdo1

 

A la pregunta: ¿Considera que los estudios musicales que ha realizado han sido incompletos y he necesitado formación adicional para poder ejercer mi trabajo?

(%)

Totalmente de acuerdo48
Parcialmente de acuerdo33,33
Parcialmente en desacuerdo10,34
Totalmente en desacuerdo8,33

 

A la pregunta: ¿Considera que los estudios musicales que ha realizado he tenido que adaptarlo para poder ejercer los trabajos que he tenido que desarrollar?

(%)

Totalmente de acuerdo49,67
Parcialmente de acuerdo36
Parcialmente en desacuerdo8
Totalmente en desacuerdo6,33

 

A la  pregunta:  ¿Considera  que  los  estudios  musicales  que  ha  realizado  no  me  han preparado en absoluto para para el ejercicio de la profesión?

(%)

Totalmente de acuerdo11,34
Parcialmente de acuerdo28,33
Parcialmente en desacuerdo21,33
Totalmente en desacuerdo39

 

Esta serie de preguntas evidencia que si bien los músicos consideran en general que han recibido una buena formación de base, también consideran que la misma ha sido incompleta (81,66%) y ha tenido que adaptarlos (85,67%) porque no se ajustan a las necesidades que el mercado demanda por lo que sería conveniente establecer una buena formación continua a lo largo de la vida que permita actualizar los conocimientos a las necesidades del mercado.

Que un 39,67% piense que los estudios no le han preparado para el ejercicio de la profesión refleja esa disparidad entre lo que se enseñan y lo que realmente se necesita para el ejercicio de la profesión.

 

Formación laboral- conocimiento del sector.

Más en concreto, cuando se pregunta sobre la formación de base y los conocimientos sobre el funcionamiento del sector profesional, el 46,33% afirma que no tienen conocimientos al respecto, el 46% afirma que se ha formado por su cuenta o de manera autodidacta y sólo un 6,67% reconoce haber recibido algún tipo de formación al respecto en sus estudios.

Cuando se les pregunta si consideran necesario que se impartan estos conocimientos sobre el sector musical (derechos de autor, propiedad intelectual, contratos, emprendimiento cultural, marketing, redes sociales, régimen de artistas, etc.) un demoledor 93,67% lo considera fundamental.

Desde el punto de vista del sector profesional, son datos alarmantes y que deben hacer reflexionar al sistema educativo musical y los sistemas de actualización profesional, así como el desarrollo de estrategias de formación y capacitación profesional en estos aspectos. No es normal que los músicos profesionales presentes y futuros se enfrenten a la complejidad de un sector como es el musical con estas carencias de base que a lo único que van a llevar es a precarizar más el sector. Esta labor debería ser conjunta entre las administraciones educativas, laborales y culturales.

Cuando se pregunta sobre si “¿Considera que el no tener una titulación o un reconocimiento profesional incide en que no se le contrate laboralmente?”

Las respuestas están repartidas, un 60,33% piensa que no influye, un 32% piensa que sí que influye y un 7,67% da otro tipo de respuestas. Sin embargo cuando este datos se cruza con el ámbito en el que se desarrolla la profesión hay una clara tendencia en las respuestas en función del ámbito que se ejerce.

(%)

Si , de música moderna y popular39,58
Si, de música clásica59,37
No , de música moderna y popular77,34
No, de música clásica22,65

 

Los músicos de la música clásica que disponen de un itinerario formativo definido y por lo tanto tienen acceso a diferentes profesiones (profesores, músicos de orquesta, coro, etc) que a su vez están más reguladas opinan que una titulación mejora las condiciones laborales y de desarrollo profesional (59,37%) frente a un nada despreciable 39,58% que entienden que es necesaria una cualificación profesional para salir de la rueda de la precariedad laboral.

Con respecto a la movilidad europea, un 18,33% ha tenido problemas de movilidad por no tener homologada su cualificación profesional por lo que se están vulnerando sus derechos como trabajadores europeos impidiendo la libre de circulación de trabajadores por la unión europea. Es necesaria por lo tanto la definición y la acreditación de la cualificación profesional para que los músicos profesionales tengan los mismos derechos y oportunidades que cualquier otro tipo de trabajador.

 

Acciones a tomar

Finalmente en la encuesta se pregunta sobre la prioridad de determinadas acciones sobre el sistema educativo que son respaldadas en su mayoría por el conjunto de los músicos profesionales.

Un 83,67% está totalmente de acuerdo y un 12% parcialmente de acuerdo, sobre   la necesidad de implementar en el sistema educativo planes de estudios sobre música moderna/popular.

Un 83,33% está totalmente de acuerdo y un 14% parcialmente de acuerdo  en que exista la posibilidad de acreditar la experiencia profesional]

Un 86,67% está totalmente de acuerdo y un 12.33% está parcialmente de acuerdo ue exista la posibilidad de formarse en profesiones afines a la música.

Un 86% está totalmente de acuerdo y un 13% parcialmente de acuerdo en que existan sistemas de actualización profesional en cuanto a la regulación del sector y nuevas tendencias.

 

Datos sobre la encuesta: 300 respuestas realizadas entre el 24 de Julio y el 14 de Agosto de 2020.

 

 

PROPUESTAS AMPE EN BASE A LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA – MINISTERIO DE EDUCACIÓN

 

La encuesta realizada por la Asociación de Músicos Profesionales de España (AMPE) durante el verano de 2020 demuestra que los problemas en cuanto a la formación de los músicos profesionales y su vinculación con sector profesional tienen un carácter sistémico y  que  han  de  ser  abordados  de  manera  conjunta  por  diferentes  direcciones generales y agentes sociales de manera simultánea para favorecer en un medio- largo plazo las siguientes cuestiones:

– La  convergencia  europea  de  los  músicos  profesionales  en  España  en  cuanto  alestablecimiento de cualificaciones profesionales que permitan la movilidad europea y la igualdad con otros trabajadores de otros sectores productivos (Europass). Actualmente no existen mecanismos que permitan la obtención de ese documento necesario, que reconoce la cualificación profesional en los músicos.

– La igualdad en cuanto a la formación a lo largo de la vida de los trabajadores de la cultura en general y de los músicos profesionales en particular que les ayude a conseguir unidades de competencia y cualificaciones profesionales acordes a su desempeño profesional. No existen programas de formación a lo largo de la vida en el sector ni sistema de reconocimiento profesional, sin duda una anormalidad dentro del sector productivo. Esta falta de reconocimiento dificulta distinción y regulación en el sector del músico profesional del músico amateur.

– La corrección de la falta de conocimiento a cerca de los derechos y deberes de de los músicos profesionales que configuran el sector productivo dentro y fuera del sistema educativo. El sector no se puede permitir que la practica totalidad de los músicos tenga carencias en cuanto al conocimiento del funcinamiento y regulación del sector (contratos, derechos de propiedad intelectual, emprendimiento cultural, régimen de artistas, etc.). Sin duda es un factor que contribuye a la precarización del sector.

– La preparación en sistema educativo público para el acceso al sistema productivo a través de una formación y orientación laboral para todos los futuros trabajadores del sector. Todos los centros de enseñanzas artísticas (enseñanzas profesionales y superiores) deben ofrecer la asignatura de FOL a todos los estudiantes de manera obligatoria.

– La preparación en el sistema educativo público de los futuros músicos profesionales en los itinerarios formativos de música moderna y popular. No existe un itinerario claro y definido para aquellos músicos que se quieren formar en el ámbito de la música moderna y popular y según la encuesta las escuelas de música no cubren esta necesidad y el sistema público no ofrece estos estudios.

– La falta de definición del itinerario formativo y la falta de mecanismos de reconocimiento profesional contribuyen a la precarización del sector.

– La corrección del defecto en el sistema que hace que los estudiantes de música y artes escénicas sean los únicos que poseen una única vida de acceso a los estudios superiores al no existir un MECES1 en las enseñanzas artísticas.

 

Es por ello que AMPE propone:

– Por parte de las mesas sectoriales de diálogo sindical (Ministerio de trabajo y Sindicatos) proponer una formación continua, un módulo no conducente a la titulación que actualice en temas de formación y orientación laboral (derechos y deberes, emprendimiento cultural, propiedad intelectual, contratos, autogestión, etc.) y que puedan cursar los músicos profesionales.

– Posteriormente proceder a la acreditación profesional de los músicos profesionales a través de su experiencia (Módulo FOL + experiencia profesional).

– Paralelamente trabajar en diferentes perfiles profesionales y cualificaciones profesionales junto con el INCUAL proponiendo cualificaciones específicas, como por ejemplo: Músico/cantante de orquesta de baile y eventos; Músico/cantaor de tablao flamenco. Estas cualificaciones estarán formadas por varias unidades de competencia para permitir su posterior reconocimiento.

–  En lo que se refiere al sistema educativo, la encuesta demuestra que existe un itinerario  formativo  claro  para  los  músicos  profesionales  del  ámbito  de  la  música clásica, sin embargo no lo es tan claro para los músicos del ámbito de la música moderna y popular. Por ello se propone:

– Las enseñanzas elementales de música que coinciden con la educación primaria se mantengan  igual  con  la  revisión  de  los  curriculos  permitiendo  una  mayor apertura a los diferentes estilos musicales de manera que sirva como educación elemental independientemente de la especialización posterior que se vaya a realizar.

– Las  enseñanzas  profesionales  de  músicaLa  implantación  de  las  enseñanzas profesionales de música en el ámbito de la música moderna y popular con un desarrollo curricular adecuado a las necesidades del mercado y una formación proporcionada por profesionales de dichos ámbitos. Estas enseñanzas no deben ser un calco del itinerario formativo de la música clásica porque las necesidades difieren considerablemente ya que requieren una relación constante con la tecnología y los enfoques didácticos así como las agrupaciones musicales son muy diferentes al ámbito de la música clásica.

Crear  un  MECES1,  o  ciclo  superior  de  18-20  años  que  permita  el  acceso  al sistema  educativo  de  músicos,  sobre  todo  del  ámbito  de  la  música  moderna  y popular. Por otro lado, los estudiantes de enseñanzas artísticas no disponen de una doble  vía  para  el  acceso  a  las  enseñanzas  superiores,  hecho  anormal  en  la regulación del sistema educativo. Este MECES1 tendría una estructura modular que se correspondería con las cualificaciones profesionales trabajadas en por parte del sector productivo y el INCUAL (músico/cantante de orquesta de baile y eventos, músico/cantaor de tablao flamenco). También se podrían proponer cualificaciones nivel 3 de profesiones afines a la música que permitirían la cualificación de profesionales que demanda el sector productivo (luthier, reparador de instrumentos musicales, etc.).

En cuanto a las enseñanzas superiores de música se propone que todas las carreras tengan  una  mayor  carga  lectiva  en  cuanto  a  los  aspectos  de  formación  y orientación laboral que capaciten a los futuros profesionales para la integración en el sistema productivo y se vaya reduciendo progresivamente el factor que contribuye a la preacarización del sector en cuanto al conocimiento de derechos y deberes de los músicos profesionales. También apostamos claramente por la adscripción de los estudios superiores a las universidades (Modelo Valenciano) por la viabilidad económica y la posibilidad de establecer proyectos de investigación con otras disciplinas de la educación superior.

 

Es necesario caminar hacia la igualdad tanto dentro del sistema educativo como fuera para favorecer el reconocimiento social y profesional de los músicos. Ya hay estudios de régimen especial que contemplan las particularidades formativas (deportes y artes plásticas) y que atienden a las demandas de los sectores productivos de una manera más flexible y ofreciendo los mismas oportunidades de acceso a los estudiantes.

 

Desde AMPE queremos seguir aportando soluciones e ideas que favorezcan el progreso del sector cultural en general y musical en particular.

 

Atentamente. Departamento de Educación

AMPE-Músicos

Madrid, Agosto 2020

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest