RESULTADOS, ANÁLISIS Y PROPUESTAS DE LA ENCUESTA REALIZADA POR LA ASOCIACIÓN DE MÚSICOS PROFESIONALES DE ESPAÑA – AMPE-Músicos

“MÚSICOS PROFESIONALES Y CRISIS COVID-19”

 

Los primeros resultados de la encuesta están más abajo en el presente artículo.
La participación entre el 1 y el 4 de Mayo de 2020 fue de 1.175 personas.
Si aún no has contestado te invitamos a hacerlo o compartirlo en este enlace:

Encuesta Ampe músicos profesionales y Crisis Covid-19

 

También te invitamos, si ya la has contestado, a unirte a nosotros como socio o asociado para poder recibir las últimas noticias en tu correo electrónico pulsando este enlace:

https://ampemusicos.com/socios-asociados-ampe/
 

#ApoyoTrabajadoresCultura #LosArtistasComen #ConMúsicosSí


1. RESULTADOS DE LA ENCUESTA

 

Participación por Comunidades autónomas

  • Andalucía:  23,3%
  • Asturias: 0,6%
  • Aragón: 2,3%
  • Baleares: 1,3%
  • Castilla la Mancha: 4%
  • Castilla y León: 2,6%
  • Cataluña: 9,7%
  • Cantabria: 0,7%
  • Comunidad de Madrid: 9,7%
  • Comunidad Valenciana: 27,1%
  • Extremadura: 1,8%
  • Galicia: 5,9%
  • Islas  Canarias: 2,2%
  • La Rioja: 0,6%
  • Murcia: 6,2%
  • Navarra: 1,2%
  • País  Vasco: 0,9%

 

Resultados en todo el estado

Sexo:

  • Hombres 79,23%
  • Mujeres 20,77%

 


Edad

  • 10,05% entre 16 y 25 años
  • 29,28% entre 26 y 35 años
  • 32,68% entre 36 y 45
  • 18,89% entre 46 y 55
  • 9.10% más de 56

 


Situación fiscal:

  • 36,25% sin derecho a ayudas
  • 11,58% cobrado el subsidio de desempleo
  • 10,80% cobrando el paro
  • 14,38% percibiendo ayudas de autónomos COVID19
  • 1,20% es autónomo y declara no haber  recibido  ayudas
  • 12,34%  trabajando;  9,88%  en un ERTE
  • 3,57% refieren otras situaciones (bajas laborales, otro tipo de subsidios)

 


Años en la profesión:

  • entre 0-2 años 4,35%,
  • 3-5 años 12,00%,
  • 6-10 años 14,55%,
  • 10-15 años 17,02%
  • más de 15 años 52,08%.
  • De estos el 35,4% no tiene derechos a ninguna ayuda, llamando la atención que hay un grupo numeroso entre los profesionales que llevan más de 10 años en la profesión (20.49%)

 


Pérdida de actuaciones en número

  • 24,43% ha perdido entre 0 y 10 actuaciones
  • 18,13%  ha  perdido  entre  el  11-20  actuaciones
  • 18,21% ha perdido entre 21-40 actuaciones
  • 10,12% ha perdido entre 41-60 actuaciones
  • 8,51% ha perdido más de 60 actuaciones.
  • 8% refiere haber perdido todas las actuaciones sin especificar el número
  • 12,60% contesta la pregunta sin cifras determinadas.

 


En porcentajes de cancelados/aplazados

  • 6,21% ha perdido entre 0-50% de actuaciones
  • 75,58% ha perdido entre el 50 y el 100% de las actuaciones
  • 6,21% ha aplazado entre el 0-50% de las actuaciones
  • 12% ha aplazado entre el 50-100% de las actuaciones

 


 

Sobre  la  actuaciones  en  streaming

  • 48,26%  no  ha  realizado actuaciones en streaming
  • 49,36% ha hecho actuaciones gratuitas en streaming
  • 1,36% ha hecho actuaciones en streaming cobrando y sin alta en ss
  • 1,02% ha hecho actuaciones en streaming cobrando con alta en ss

 


En cuanto a los perfiles profesionales de los músicos

  • 22,55% son músicos de orquesta de baile
  • 16,60% son músicos docentes que compatibilizan la actividad docente con la actividad interpretativa en el sector privado
  • 15,74% son músicos freelance (12,85% música moderna/ 2,89% música clásica)
  • 9,30% son músicos de jazz
  • 6,30% son músicos docentes que compatibilizan la actividad docente con la actividad interpretativa en el sector público y son funcionarios
  • 6,30% son músicos de pop/rock
  • 2,30% son músicos de estudio
  • 2,30% son músicos de músicas populares y tradicionales;  0,68% son músicos de calle autorizados,  el 2,80% son músicos de flamenco
  • 2,04% son directores de orquesta/banda/coro
  • 0,34% son DJ
  • 0,42% son músicos de Hoteles
  • 1,45% son técnicos de imagen y sonidos
  • 0,84% son otro tipo de músicos

 

Sobre las medidas consultadas y el grado de acuerdo hay una respuesta masiva de acuerdo sobre las mismas

 

  1. – Establecer una renta mínima de subsistencia hasta que se pueda reiniciar la actividad
  • Totalmente  de  acuerdo:  87,49%
  • Parcialmente  de  acuerdo: 10,38%
  • Parcialmente en desacuerdo: 1,19%
  • Totalmente en desacuerdo: 0,94%

 

  1. – Crear una oficina de atención al músico profesional para valorar sus condiciones laborales y poder ofrecerle asesoramiento
  • Totalmente de acuerdo: 88,10%
  • Parcialmente de acuerdo: 9,44%
  • Parcialmente en desacuerdo: 1,36%
  • Totalmente en desacuerdo:1,10%
  1. – Que las administraciones promuevan conciertos atendiendo a las necesidades de subsistencia de los músicos profesionales
  • Totalmente de acuerdo: 79,59%
  • Parcialmente  de  acuerdo: 16,85%
  • Parcialmente en desacuerdo: 2,29%
  • Totalmente en desacuerdo: 1,27%
  1. – Que se dé prioridad a la aprobación del Estatuto del Artista que establezca una seguridad jurídica en la profesión
  • Totalmente de  acuerdo:  93,36%
  • Parcialmente  de acuerdo: 4,85%
  • Parcialmente en desacuerdo: 1,20%
  • Totalmente en desacuerdo: 0,59%
  1. – Que se realicen convocatorias públicas para la activación de la actividad de los músicos profesionales
  • Totalmente de acuerdo: 82,22%
  • Parcialmente de acuerdo: 13,53%
  • Parcialmente en desacuerdo: 2,89%
  • Totalmente en desacuerdo: 1,36%

 

  1. – Que se promuevan iniciativas que favorezcan la protección de los derechos de propiedad intelectual
  • Totalmente  de  acuerdo:  77,53%
  • Parcialmente  de  acuerdo: 16,76%;
  • Parcialmente en desacuerdo: 3,92%
  • Totalmente en desacuerdo: 1,79%

 

  1. – Que se promuevan iniciativas que puedan beneficiarse de la ley de mecenazgo
  • Totalmente  de  acuerdo:  74,38%
  • Parcialmente  de acuerdo: 20,59%
  • Parcialmente en desacuerdo: 3,74%
  • Totalmente en desacuerdo:1,27% .

 

2. ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

 

–    Las   comunidades   autónomas   que   más   han   participado   son: Comunidad Valenciana, Andalucía, Madrid y Cataluña.
No son datos significativos de la actividad musical en las comunidades porque no se han realizado el mismo número de encuestas en cada comunidad.

–    Existe un claro sesgo de género en cuanto a músicos profesionales se refiere, hecho que se debería tener en cuenta a la hora de regular la profesión y establecer medidas en pro de la igualdad de género, así como  otorgar  una  mayor  protección  a  la  maternidad  y  un  mayor impulso a la visibilización de la figura de la mujer en la música.

–    Existe  un  amplio  número  de  músicos  que  se  encuentran  en  una situación  de  emergencia  social  por no disponer de ningún tipo de ayudas, un 36,25%; frente al 14,38% que se encuentran amparados en el régimen de autónomos con ayudas establecidas para el RETA.

–    Esto  señala  claramente  que  la  práctica  habitual  de  contratación existente ni es el adecuado ni se ajusta a la legalidad, porque si los músicos hubieran sido dados de alta en el Régimen de Artistas de la SS,  en  este  momento  es  posible  que  tuvieran  acceso  al  paro  y aquellos que no hubieran cotizado bastantes días pudieran ampararse en este momento al decreto dictado por el gobierno (Publicado el 6 de mayo de 2020)

En estos momentos, es posible que algunos de ellos puedan acceder a ese paro de artistas pero que otros muchos no lo puedan hacer debido a que muchos de ellos, para poder trabajar se suelen dar de alta  en  el  régimen  de  autónomos  en un periodo determinado que tienen actuaciones (entre abril y septiembre) o de manera puntual para poder girar una factura a la entidades públicas y privadas que los contratan en fraude de ley.

Este  hecho  es  el  que  va  a  llevar  a  muchos  de  estos músicos a permanecer en una situación de exclusión social a pesar de las medidas adoptadas por el gobierno central, por lo que se debe exigir a todas las administraciones y entidades públicas dos cosas: la primera es que deben atender a un grupo de músicos que va a seguir quedándose atrás; la segunda y no menos importantes es que las entidades públicas y privadas deben cursar obligatoriamente el alta en el Régimen Especial de Artistas de la Seguridad Social de los músicos para que de alguna manera puedan acceder a prestaciones sociales futuras. Se ha de caminar en la senda de los derechos sociales y no en la de la precariedad laboral.

Es necesario reflexionar sobre una realidad y es que el 16,60% son músicos que compatibilizan su actividad profesional con la actividad docente en el sector privado. Muchos de estos profesionales centran su actividades en las actuaciones y trabajan unas pocas horas en las escuelas,  siendo  las  retribuciones  de  las  mismas  simbólicas.  Y también con un alto grado de precariedad laboral, sin abono ni cotización de vacaciones, descansos semanales, porcentajes de jornada inferiores a los correspondientes al profesor, etc…
Esta situación va a generar una situación de gran estrés en el verano ya que muchos de ellos, con contratos por obra y servicio o con contratos fijos discontinuos y dejarán de percibir ese sustento a finales de junio y por tanto, pasarán a formar parte del grupo de músicos en el paro o cobrando el subsidio, y en función de el grado de activación social podrán o no retomar esta actividad en septiembre. Aquellos que den clases  individuales, es  posible  que  puedan  mantener  el distanciamiento social pero los que dan clases colectivas (orquestas, coros, bandas) no es tan seguro que lo puedan seguir haciendo.

Por otro lado, muchos músicos-docentes de escuelas privadas se les cotiza  por  menos  tiempo  del  que  trabajan,  al  no  respetar  los porcentajes  de  jornada  según  el  convenio  –calculan  el  porcentaje sobre las 40 o las 37 horas, cuando el convenio marca 34 en periodo lectivo, no tienen en cuenta el límite de horas anuales, que es inferior al que aplican y no cotizan por vacaciones o descansos semanales cuando forman parte del contrato de trabajo.

El análisis anterior se sostiene observando los años en la profesión

No se entiende cómo el 23,06% de los músicos que llevan más de 10 años  en  la  profesión  no  tengan  en  este  momento  ningún tipo de protección social (no tienen acceso a ayudas). Ningún trabajador, de cualquier sector productivo está desamparado después de 10 años en la profesión. Si esos músicos hubieran tenido un marco jurídico-laboral que hubiera contemplado la intermitencia, o las instituciones públicas y privadas hubieran cumplido la legislación laboral vigente del régimen de artistas, muy posiblemente estos músicos estarían amparados en algún tipo de protección social.

–    Por el número de actuaciones que han perdido se puede observar que algunos de ellos viven claramente de la música. Se puede dar por seguro que aquellos que han perdido más de 20 actuaciones desarrollan una actividad profesional como músico y ese porcentaje suma: 36.84%. Un porcentaje importante a considerar en la medida en que se establezcan mecanismos para valorar la emergencia social del colectivo.

–    Y al hilo de este dato, el 75,58% ha perdido entre el 50 y el 100% de las actuaciones. Con lo cual las campañas sobre los aplazamientos en lugar de cancelaciones no han sido la normal sino la excepción en esta crisis (12%). Es necesario entender que el músico independiente vive de   eventos   medianos   y   pequeños,   organizados   por   entidades medianas y pequeñas que es muy posible que también estén viendo comprometida su continuidad.

–    En cuanto a las vías futuras que plantea el streaming, es importante resaltar que  aproximadamente la mitad (49,36%) ha realizado algún tipo de acción en streaming de manera gratuita. Un 1,36% ha cobrado y otro 1,02% ha cobrado y ha tenido alta en la SS.

Esto apunta a varios aspectos:

–    La solidaridad de los músicos y la desesperación por al menos en  esta  crisis  aumentar  sus  seguidores  o reconfortar a sus semejantes en en confinamiento. Es necesario reflexionar sobre que     este     tipo     de     acciones     gratuitas     pueden     ser contraproducentes  y  alimentar  la  cultura  del todo gratis que tanto daño hace a la profesión y que resta consideración social de los profesionales de la cultura.

–    Es una minoría el que ha recibido algún tipo de retribución por sus actuaciones en la red y que existe cierta dificultad a la hora de gestionar este tipo de acciones:

–    La primera es que si la retransmisión se realiza desde la cuenta oficial del músico o el organizador. Ya que si se realiza desde la del músico podríamos estar alimentando la precariedad laboral al poner al músico en la tesitura de emitir una factura. Por ello habría que considerar que debería realizarse desde las cuentas oficiales de los organizadores y contemplar si esas actuaciones son grabadas    los    derechos    de    propiedad    intelectual correspondientes.

–    La segunda en cuanto a la gestión de las altas en la SS en   el   estado   de   alarma   donde   hay   actividades suspendidas por el RD del estado de alarma. Por lo que se debería regular la especificidad de este tipo de actuaciones haciendo hincapié que se van a realizar respetando las medidas de distanciamiento social y seguridad sanitaria.

Analizamos  los  perfiles  de  los  músicos profesionales entrevistados en la encuesta

–    El grupo de los músicos freelance, los músicos de jazz y los músicos de orquesta es al que se le debe prestar especial atención puesto que en un 21,87% no reciben ningún tipo de ayuda.

–    El segundo grupo más numeroso es el del músico docente de escuela privada que compatibiliza su actividad docente con las actuaciones. Esto nos indica dos cuestiones. La primera es que seguramente los trabajos como docentes les dan una protección social pero también es cierto que suelen ser por horas y por tanto con retribuciones bajas y que también se producen incumplimientos de las normas laborales relativas a vacaciones, descansos semanales y porcentajes de jornada en la contratación a tiempo parcial. En este grupo sería cuestión de valorar el equilibrio docencia/actuación. Ya que si el músico ha perdido un gran volumen de actuaciones es posible que se encuentre en una situación complicada. Mientras que si el músico tiene una mayor carga lectiva   que   actuaciones   seguramente   dispondrá   de   una   mayor protección social.

–    En cuanto a la conformidad de las medidas propuestas destaca dar prioridad a la aprobación del Estatuto del Artista que regule la realidad del sector y garantice  los  derechos  sociales  de  los  mismos;  en  segundo  lugar,  la necesidad  de  una  oficina  de  atención  al  músico/artista  por  parte  de las administraciones e información oficial con guías laborales publicadas en las páginas oficiales; en tercer lugar, la posibilidad de acceder a una renta de subsistencia en tanto que no se puedan incorporar a la actividad profesional; en cuarto lugar, la necesidad de realizar convocatorias públicas de conciertos y acciones culturales; en quinto y sexto lugar, establecer criterios sociales en esas convocatorias que den prioridad a aquellos músicos que más lo puedan necesitar y finalmente promover la defensa de los derechos de propiedad intelectual      y   en   séptimo   lugar   el   mecenazgo,   Todas  ellas  han  sido respaldadas por más de un 70%. Esto da una idea a las instituciones de las necesidades reales de los músicos profesionales.

–    Es el momento de centrar la atención en los profesionales de la cultura en general y en los músicos en particular y entender que son la base de la cadena de valor, y que el rescate al sector cultural pasa por regular y atender la realidad de los profesionales que se muestran totalmente de acuerdo en cuestiones sencillas y simples que además se encuentran en el espíritu de la carta magna.

 

3. RECOMENDACIONES

 

Tras este análisis pormenorizado de los resultados de la encuesta se realizan las siguientes recomendaciones a las administraciones (estatales/autonómicas/ municipales):

–    En la línea marcada por el Decreto aprobado el 6 de mayo de 2020, en la que se  establece  en  su  preámbulo  no  son los poderes públicos los actores directos de la acción cultural, sino que su función es la de favorecer que los verdaderos protagonistas del hecho cultural, los profesionales, cuenten con los  medios  necesarios  para  garantizar  el  derecho  contenido en la Carta Magna” y que “la cultura es el eje vertebrador de la sociedad democrática”. Esperamos que las administraciones nacionales, autonómicas y locales trabajen en la dirección de garantizar el acceso a la cultura de la sociedad a través de un trato digno que proteja a los profesionales de la cultura y se haga autocrítica en cuanto a que la administración es corresponsable con la precariedad del sector al permitir que los trabajadores de la cultura no hayan sido contratados en el Régimen Especial de Artistas de la Seguidad Social, legislación  que  actualmente  se  encuentra  vigente y que les corresponde cumplir y hacer cumplir y no lo han hecho por diferentes motivos.

–    Los  músicos  deben  ser  dados  de  alta  obligatoriamente  en  la SS, en el Régimen de Artistas por los organizadores públicos y privados para asegurar la protección social de los mismos en tanto no se apruebe el Estatuto del Artista que contemple la intermitencia y otras modalidades de contratación. Esto debe ser requisito indispensable para todos los contratantes, en base a la legislación vigente y su incumplimiento causa de exclusión del contratista y de la percepción de subvenciones con dinero público.

–    Para ello, la administración central y/o autonómica debe facilitar a través de portales,   páginas   o   herramientas   informáticas,   así   como   con  folletos informativos y guías laborales sobre la contratación de artistas, así como el uso de las herramientas informáticas para la gestión de las altas al régimen especial  de  artistas, ya que debido a la especificidad del sector muchas actuaciones  se  contratan  con  muy  poco  margen  de  tiempo  para  poder realizar esas gestiones. Si los organizadores disponen de información y de herramientas ágiles y eficaces que aligeren la burocracia como sucede con los portales de empleo, seguridad social o hacienda es muy posible que estas altas se gestionen de una manera ágil y eficaz, garantizando así los derechos de   los   trabajadores   de   la  cultura.  Es  posible  y  deseable  que  esos procedimientos se digitalicen lo antes posible. También es necesario que las administraciones formen a los funcionarios públicos en el conocimiento de las singularidades de este Régimen Especial de la SS.

–    En cualquier caso, la carga burocrática no ha de suponer una excusa para quebrantar   los   derechos   de   los   trabajadores   de   la   cultura,   siendo responsabilidad de la administración trabajar para que se cumpla la ley y se haga  cumplir la ley por parte de todos.   En los contratos con empresas externas   se   debe   hacer   constar   en   los   pliegos   de   condiciones   la obligatoriedad de presentar la documentación referidas a las altas de los artistas, un sistema de verificación de su cumplimiento y unas consecuencias concretas  para  el     incumplimiento,  como  la  imposibilidad  de  contratar nuevamente o la imposibilidad de acceder a subvenciones públicas.

–    AMPE-Músicos    lleva    reclamando    a    las    administraciones   estatales, autonómicas y locales (trabajo, cultura y educación) la necesidad de la formación y orientación laboral en el sector cultural en general y en el musical en particular: en los estudios oficiales (a través de asignaturas de formación y orientación laboral en los planes de estudios relacionados con el sector) y en el ámbito administrativo, a través de la difusión de guías laborales y folletos en los portales y páginas públicas y de la creación de una oficina autonómica de emprendimiento cultural que atienda las especificidades del sector y esté dotada con funcionarios y técnicos que conozcan la legislación relativa a la regulación del trabajo de los profesionales de la cultura. Entre las medidas de mayor respaldo en la encuesta se encuentra el establecimiento de este servicio al ciudadano.

–    Ahora más que nunca y en el marco de la crisis sanitaria, es necesaria esa oficina de atención al músico para atender la emergencia social en la que se encuentran muchos de ellos y para que se pueda establecer en la administración una atención adecuada a los trabajadores de la cultura. En esta línea, se podría valorar en base a la antigüedad en el ejercicio profesional, los contratos, las altas y bajas en la ss (general y autónomos, con  los  correspondientes  epígrafes  de  IAE),  el  pago  de  derechos  de propiedad intelectual, la declaración de la renta, etc… a aquellos músicos que hayan trabajado en la intermitencia en el régimen RETA y que ahora están desamparados.

–    Las medidas de reactivación, una vez atendida la emergencia social han de realizarse en base a los criterios de publicidad, transparencia, objetividad, igualdad y no discriminación según establece la legislación española. Y al de legalidad, de sujetarse a las normas que obligan a cotizar a los trabajadores. Por  lo  tanto  se  ha  de  atender a la convocatorias públicas a la hora de organizar  conciertos,  con sujeción a la ley. También se podría incluir un criterio  de  renta  o emergencia social y género, a la hora de otorgar las contrataciones directas a los músicos. Esta medida propuesta en la encuesta ha sido mayoritariamente aceptada por los propios músicos.

–    Los artistas en general y los músicos en particular son la base de la industria musical y fuente de riqueza de sectores como el turismo o la hostelería. Es necesario reflexionar que sin su trabajo otros muchos no desempeñan el suyo, desde los técnicos, pasando por los gestores, hasta las discográficas, editoriales,  etc…  o  no  aumentan  su  valor  añadido  y  por  lo  tanto  sus beneficios. Sin una protección social del músico no es viable un sistema cultural a largo plazo tal y como ha demostrado esta crisis sanitaria y es responsabilidad de las autoridades públicas garantizar el acceso a la cultura de los ciudadanos a través de sus profesionales.

–    Es necesaria la implicación de todas las administraciones y organizaciones sociales y sindicales para empezar a caminar por la senda de la dignidad social y profesional y valorar la cultura y la música y a sus profesionales. Por ello es necesario también que se visibilice la problemática real y se aborden soluciones de manera urgente.

 

Madrid 8 de Mayo de 2020. AMPE-Músicos

Más información sobre la encuesta: 651315263

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This